Editorial Vol 2, Nº 3, Noviembre de 2003

  

En el período desde la última edición de Revista de Psicotrauma para Iberoamérica no ha ocurrido ninguna situación sobresaliente en el planeta, excepto el hecho de que una vez más la guerra y la violencia se ha vuelto tan cotidiana que no merece especial atención. Frente a hechos colosales como las Torres o el desencadenamiento de la guerra en Irak, la continuación de la misma, la violencia cotidiana de algunos atentados terroristas "menores", o el abuso de los derechos humanos no parecen tan terribles como apenas unos meses antes. Al igual que frente a ciertas sustancias, vamos desarrollando tolerancia al sufrimiento humano, y cada vez necesitamos dosis más elevadas para conseguir el mismo efecto de consternación. Y si bien sería imposible vivir permanentemente en la zozobra del sufrimiento humano universal, el distanciamiento del mismo nos empobrece. Esta es nuestra cuota cuatrimestral para continuar esta empresa cotidiana.

EMDR es al día de la fecha una de las terapias que cuenta con mayor evidencia empírica en el tratamiento del trauma. En este número presentamos un artículo de Francine Schapiro, en el que la misma creadora del abordaje hace una puesta al día del mismo, presentando claramente sus características y aplicaciones.

Conflictos armados, guerras, refugiados y poblaciones desplazadas son algunas de las situaciones de trauma masivo que aquejan a grandes poblaciones, especialmente a aquellas que menos posibilidades tienen de acceder a ayuda de tipo profesional. Joop de Jong sintetiza en su artículo la extensa experiencia de TPO en intervención en situaciones de desastre post-conflicto en diferentes puntos del planeta

Elsa Wolfberg elabora su artículo acerca del duelo temprano tomando elementos de la teoría del apego de Bowlby y el enfoque de la psiconeuroinmunoendocrinología

Un foro especialmente grato para RPI, el III Congreso Internacional de la SAPsi, en el que representantes de los cinco continentes se hicieron presentes, es relatado a través de dos crónicas, con dos puntos de vista diferentes y complementarios.

Con esta edición, Revista de Psicotrauma para Iberoamérica cumple un año. Esto significa un gran motivo de alegría y orgullo para los editores, dado que el contexto socio económoco en el cual lanzamnos esta publicación no fue el más favorable o alentador.

Sin embargo, el que hizo la diferencia, por la cual hoy estamos aquí, fue el contexto humano. La evidente necesidad de una publicación que reuniera y difundiera las experiencias provenientes del ámbito hispanoparlante, al tiempo que promoviera el enriquecimiento difundiendo material originalmente escrito en otras lenguas, hizo que muchos colegas tomaran el emprendimiento como propio. Y es así que desde el simple hecho de suscribirse, brindando un apoyo financiero siempre necesario, o enviando artículos para su publicación nutriendo de contenido, estableciendo contactos con posibles autores o distribuidores, anunciando, o citando artículos de nuestra revista, la comunidad que se mueve entorno de RPI ha ido creciendo. Se han ido estableciendo lazos y redes que no sólo se manifiestan en la revista, sino que tienen alcance mucho más allá de ella.

La acogida en el terreno internacional ha hecho que contemos con artículos originales de autores de primera línea en la materia, así como acuerdos de intercambio con revistas de altísimo nivel.

Asímismo, en septiembre último fuimos invitados a México DF por la dirección general de Sanidad y la Secretaría de Defensa Nacional a dar la conferencia magistral de apertura y dos talleres en el II Congreso Internacional de Salud Mental Militar, y por la Asociación Psiquiátrica Mexicana a un simposio en el congreso realizado en la ciudad de Monterrey. Además, se realizó un convenio con el CETRAV en la figura de su directora la Dra. Stephanie Kurian Fastlicht y con el Dr. Daniel Fainstein, rector de la Universidad Hebraica del Distrito Federal para que nuestra revista sea distribuida en ese país por esos dos organismos.

RPI estuvo también representada en la reunión de expertos en salud mental y trauma para la Redacción de Lineamientos sobre Entrenamiento en Trauma que que se detalla en el artículo de las páginas 40 y 41 de esta edición.

Como todo año que termina, también significa el comienzo de uno nuevo. El comienzo de un nuevo ciclo que en nuestro caso significa una renovación de compromisos y propósitos que esperamos seguir cumpliendo dignamente.

 

Daniel L. Mosca, Director
Eduardo H. Cazabat, Director Asociado